¿Sabes como incrementar la tasa de apertura en tus mails?

¿Qué es uno de los datos más relevantes a la hora de fijarnos en el éxito de una campaña? La tasa de apertura.

Seguro juzgues o no los libros por sus portadas juzgas todos los correos que entran en tu email por su asunto. Y lo haces tú, yo, mis suscriptores, los tuyos y el 99,99% de las personas que tienen email.

Todo esto nos lleva a una conclusión:

da igual lo bueno (o malo) que sea el contenido de tu email, lo más importante es el asunto y es lo que hará variar la tasa de apertura de quien lo envía.

Y que tu tasa de apertura de tus emails esté bajo mínimos puede costarte mucho dinero.

Cómo escribir asuntos de email

1. Beneficios sí, características no.

Este es el primer error que se comete a la hora de enviar emails: poner asuntos que hablan de la característica y no del beneficio de lo que se envía.

Utilizaré este post de ejemplo.

Si lo escribiera en mi blog podría enviarlo a mi lista con el título Cómo escribir asuntos de emails que multipliquen tu tasa de apertura.

El título habla de la CARACTERÍSTICA y no del beneficio

Un ejemplo mejor sería ¿Puedes multiplicar tus ingresos por 2 mejorando los asuntos de tus emails? o La única forma de despertar a tu lista de correo.

No hables del cómo y habla del por qué. Nadie quiere saber cómo escribir mejores asuntos de emails. Lo que queremos es conseguir más ingresos con nuestra lista. Punto.

2. Centra el email en tu lector y emociónalo

Todos somos un poquito egocéntricos. Por eso abrimos los emails de blogs, portales y sitios a los que nos hemos suscritos en un orden concreto, y ese orden siempre comienza por aquellos emails que atacan directamente a nuestras emociones y se centran en nuestra persona.

Pondré de nuevo dos ejemplos.

Imagina que tienes un blog dirigido a freelances. Hablas de cómo ganar más siendo freelance, sistemas de productividad y temas relacionados.

Puedes poner un asunto simple como Aprende a calcular el precio de tus productos o servicios o Cómo calcular el precio de tus servicios.

O puedes poner un asunto como Ganas dinero, ¿pero podrías ganar más? o ¿Cobras lo que debes o estás perdiendo dinero?.

En los dos primeros ejemplos te limitas, de nuevo, a hablar de lo que TÚ has escrito. En los dos segundos escribes sobre lo que TU LECTOR quiere leer.

¿Quién va a abrir tus correos? ¿Tú? Está claro que no. Pues entonces, ¡háblale a tu suscriptor!

3. Crea un archivo de emails

Para escribir el mejor asunto de email no tienes que ser creativo. De hecho, ni tan siquiera tienes que ser copywriter, para que nos vamos a engañar. Aprende de los mejores y adapta sus emails para tus campañas.

Si tienes un archivo/directorio con los mejores emails que te han enviado, tendrás ideas de sobra.

¿Has recibido un email sobre cómo redactar emails cuyo asunto te encantó y que abriste nada más recibirlo? Apunta el título en un Word, guarda una captura del email en una carpeta o haz lo que quieras. Pero guárdalo.

Más adelante, cuando tengas que enviar un email de ese tipo, tendrás esa y otras ideas para inspirarte.

4. Pon un nombre de pila como remitente

Cuando recibimos un correo de una empresa nos dan pocas ganas de abrirlo porque pensamos que va a ser un email 100% comercial, pero ai en vez de recibir un correo de Empresa S.A lo recibimos de José de Empresa S.A la cosa cambia. Ya no estás recibiendo un correo de un “ente” ficticio, sino de una persona real.

5. Pregunta y recibirás una respuesta

¿Cuántos emails tienes ahora mismo en tu bandeja de entrada con una pregunta como asunto?

No sé tú, pero yo acabo de mirar la pestaña de promociones de Gmail y de 50 solo 3 hacen una pregunta. Y justo son 3 emails que he abierto.

No estamos acostumbrados a que la bandeja de correo interactúe con nosotros con preguntas.

Aprovéchate de ello y crea una conversación entre el asunto de tu email y tu suscriptor.

Aplica los trucos a partir de YA y empieza a redactar asuntos de emails que sí merecen ser abiertos.